Experiencias: Javier López-Cepero, edición de 2008

new_ath_marathon_05

 

Javier López-Cepero es un veterano en esto de los maratones, no obstante lleva 15 a sus espaldas, según su biografía en el perfil en Twitter.

Se ha prestado a compartir su experiencia en el maratón de Atenas de 2008, cuando aún no había despegado como maratón internacional, y por lo que parece disfrutó bastante de la experiencia.

Te agradecemos tu disposición y colaboración una vez más.

¿En qué edición participaste del Maratón de Atenas?
Participé en la de 2008.

¿Por qué motivos decidiste participar en esta prueba?
Por su interés histórico, me apetecía reproducir el recorrido de la primera maratón (ya sea el que cuenta la historia o el de la primera edición de los Juegos Olímpicos) y poder vivir esa experiencia.

¿Cuál es la mejor parte del recorrido?
Los primeros km, hasta dar la vuelta al túmulo, son muy bonitos, por el ambiente rural y el significado histórico. También la “pre-carrera”, el trayecto en bus desde Atenas a Marathon y el ambiente del calentamiento en la zona de salida.

¿Y la peor?
La entrada en la periferia de Atenas, no recuerdo exactamente el km pero desde el 30 o así o recuerdo como bastante deprimente. También unas rampas en torno a la media maratón me costaron bastante.

El final es para disfrutar y paladear cada metro, y en lugar de apretar o acelerar, ralentizo el ritmo e intento tardar lo más posible

¿Qué sensación tuviste al llegar al estadio Panathinaikó?
Pues muy emocionante. Allí descubrí (y llevo 7 maratones practicándolo desde entonces) que el final es para disfrutar y paladear cada metro, y en lugar de apretar o acelerar, ralentizo el ritmo e intento tardar lo más posible…

¿Qué recuerdos de la carrera te quedan después del paso del tiempo?
Pues las ganas de revivirlo de nuevo, el frío acogedor de las piedras en a zona de salida, el aplauso de los ancianos sentados en sus casas junto a la carretera y la pista negra del estadio recibiéndome al llegar.

¿Qué te pareció Atenas?
En aquella época aún no había explotado la situación actual y me pareció una ciudad muy similar a las capitales pequeñas de España, pero con una carga histórica tremenda.

¿Visitaste otros lugares de Grecia?
Sí, la isla de Aegina.

Teniendo en cuenta la organización, el recorrido, la animación, el
entorno… ¿Qué nota le pondrías?
A la edición de 2008, un notable. Me decepcionó un poco la feria del corredor; por lo demás, bastante bien.

¿Añadirías algo más a lo que nos has contado?
Nada, repetir que es una carrera que todo maratoniano auténtico debe correr.

dsc0761

Experiencias: Alberto Landa, edición de 2014 (XXXII)

orig-amam3035

Os traemos la experiencia de Alberto Landa, otro maratoniano que ha probado la sensación de recorrer el camino desde Maratón hasta Atenas con un dorsal en el pecho. Estamos teniendo la suerte de contar con testimonios de grandes corredores y en esta ocasión no será menos. Alberto ya tiene varios sub 3 horas en maratón. Unas marcas que muchos de nosotros vemos sólo de lejos y que dan más valor si cabe a sus comentarios sobre la carrera ateniense.

Recuerdo perfectamente sus comentarios de ayuda y ánimo antes de que yo corriera en Grecia en la edición anterior. Una vez más agradecemos el tiempo que nos ha dedicado Alberto y le deseamos suerte en sus próximos retos.

¿En qué edición participaste del Maratón de Atenas?
Participé en la 32 edición del maratón de Atenas, en el año 2014.

¿Por qué motivos decidiste participar en esta prueba?
Quería debutar en Maratón fuera de España ya que dicen que la primera vez nunca se olvida, mi intención era que fuera algo especial por si no volviera a repetirlo y qué mejor forma de debutar que en el lugar que dio nombre a esta prueba.

¿Cuál es la mejor parte del recorrido?
No podría decir una en concreto ya que sabiendo que no es parte del recorrido, desde la recogida del dorsal en la feria del corredor fue espectacular para mí, pero si me tengo que quedar con la mejor parte del recorrido para mi fue la salida, los 5 primeros km. donde esta el túmulo de los caídos en batalla. Un terreno llano donde da tiempo para entrar en calor para lo que se nos prepara pocos kilómetros mas adelante en ese circuito rompe piernas. Pero a pesar de llegar sin nada de fuerza y agonizando, la entrada en el estadio de Panathinaikó es algo que no se puede describir, hay que vivirlo ya que es un cumulo de sensaciones y recuerdos que se te pasan por la cabeza.

¿Y la peor?
Digamos que desde el km 15 aproximadamente al 32 pones a prueba tu preparación tanto a nivel físico como mental, ya que es la parte mas dura con muchas cuestas y toboganes, pero gracias a la gran animación durante todo el recorrido, desde luego, se hace mas ameno. Pero digamos que llega al km 32 aproximadamente donde empieza la bajada sin fuerzas…

Al recorrer esos últimos metros del estadio sobre el tartam negro no sabía si reírme o llorar por esa mezcla de sentimientos y felicidad tras finalizar mi primer maratón.

¿Qué sensación tuviste al llegar al estadio Panathinaikó?
Para mi fue una sensación muy especial, podría escribir muchísimo sobre esto, se me pasó por la cabeza todo el entrenamiento para poder llegar hasta ahí, todo el esfuerzo que conlleva de entrenamientos, sacrificio y momentos a los que tienes que renunciar. Me acordé de mi familia, en especial de mi mujer, Sara, que me apoyó desde el primer momento y confió en mí, así como de mi entrenador, Sergio, el cual me apoyó desde que le comenté la idea de debutar en maratón y con el cual tuve el privilegio de correr los últimos km hasta la entrada del estadio. También se me pasó por la cabeza mi abuela fallecida recientemente, la cual tuve en mente durante toda la cerrara, por eso al recorrer esos últimos metros del estadio sobre el tartam negro no sabía si reírme o llorar por esa mezcla de sentimientos y felicidad tras finalizar mi primer maratón.

¿Qué recuerdos de la carrera te quedan después del paso del tiempo?
Cada vez que lo recuerdo me entra un escalofrío por el cuerpo, una medio sonrisa y solo me salen palabras buenas sobre dicha maratón, a pesar de ser una de las mas duras según comenta mucha gente. Yo la recomiendo a cualquier persona amante del atletismo y de este deporte. Es dura, sí, pero todo se olvida cuando llegas a esos metros finales dentro del estadio.

¿Qué te pareció Atenas?
Una ciudad llena de historia, grandes contrastes dentro de ella pero muy bonita. Recomendable de visitar y, si es en esas fechas, reina un ambiente deportivo muy bueno que da gusto compartir con cualquiera y sentir ese cruce de miradas entre todos los corredores que andamos haciendo turismo por la ciudad.

¿Visitaste otros lugares de Grecia?
Sí, Olimpia (muy recomendable la visita) y Delfos.

Teniendo en cuenta la organización, el recorrido, la animación, el
entorno… ¿Qué nota le pondrías?
Para mí fue la primera y la verdad que ya desde la feria del corredor estaba con la boca abierta, la organización me pareció muy buena con los autobuses que nos llevaron a la salida desde varios puntos de Atenas, los roperos, la organización y la salida en oleadas, los avituallamientos, el servicio de masajes y una gran animación durante toda la carrera. Así que intentando dejar a un lado un poco los sentimentalismos, digamos que le pondría un 9 sobre 10.

¿Añadirías algo más a lo que nos has contado?

Me parece un maratón muy importante ya que digamos que es en parte la cuna de esta disciplina y se tiene un poco en la sombra. Deberían darle mas publicidad, no será un Majors pero estoy seguro que todo el que lo ha corrido coincide conmigo en que es uno de los maratones que hay que correr obligatoriamente y que siempre dejan huella. Yo personalmente pienso volver en unos años a correrlo.

orig-amag1981

Experiencias: Efrén García, edición de 2010 (2500 aniversario)

37146_121971857862972_950035_n

Tenemos en esta sección que me encanta a Efrén García, un corredor distinto a los demás, lo veréis en las fotos. Es alguien a quien le gusta homenajear a las ciudades en las que corre y lo hace vestido de algo típico del lugar. En Atenas se vistió de Filípides con motivo del 2500 aniversario de su gesta.

¿En qué edición participaste del Maratón de Atenas?

Participé en la edición de 2010, la que conmemoraba el 2500 aniversario dela gesta de Filípides. Yo iba disfrazado de Filípides.

¿Por qué motivos decidiste participar en esta prueba?

Por que nos pillaba bien por ser un fin de semana largo, al ser el 1 de noviembre festivo, y al coincidir el 2500 aniversario de la historia de la batalla.

¿Cuál es la mejor parte del recorrido?

Es difícil quedarse con una la salida…. pero sin duda me quedo con la entrada al estadio.

¿Y la peor?

La peor no sé cuál decirte. Diría mitad o así por la continua subida, pero si no recuerdo es por que había mucha animación.

Es una de las mejores sensaciones de mi vida, al ir disfrazado de Filípides el estadio rujía.

¿Qué sensación tuviste al llegar al estadio Panathinaikó?

Creo que es una de las mejores sensaciones de mi vida, al ir disfrazado de Filípides el estadio rujía.

¿Qué recuerdos de la carrera te quedan después del paso del tiempo?

La entrada a meta, cuando un niño me regaló una corona de laurel, todavía la tengo. Ese es el mejor sin duda alguna.

¿Qué te pareció Atenas?

Una ciudad que se tiene que visitar al menos una vez en a vida.

¿Visitaste otros lugares de Grecia?

La acrópolis y poco más, al no tener mucho tiempo.

Teniendo en cuenta la organización, el recorrido, la animación, el entorno… ¿Qué nota le pondrías?

Le pongo un 10, no tengo ninguna pega, excelente.

¿Añadirías algo más a lo que nos has contado?

Que es una maratón que todo maratoniano tiene que hacer.

Experiencias: Nacho Gómez, edición XXXI en 2013

nacho-gomez

Abrimos una nueva categoría con lo que creemos es una aportación única y fundamental para entender esta carrera, la experiencia de los que ya han participado.

Nuestra intención es que todos los corredores tengan la oportunidad de descubrir esta maratón tan especial, y qué mejor manera que acudir a aquellos que ya saben lo que es vivirla desde dentro.

Cada corredor que participe en esta sección responderá a las mismas preguntas que los demás para que podamos ver los distintos puntos de vista de cada uno sobre las mismas cuestiones.

En esta ocasión hemos hablado con Nacho Gómez, autor de zancadasylibros.blogspot.com.es, que participó en el año 2013 y que escribió una emotiva y certera crónica en su blog. Puedes leerla aquí. Le agradecemos su ayuda y atención y sobre todo, que siga disfrutando y consiga su ansiada meta en el maratón.

 

¿En qué edición participaste del Maratón de Atenas?

Participé en la Edición número XXXI de la Maratón, correspondiente al año 2013.

¿Por qué motivos decidiste participar en esta prueba?

Dos motivos me impulsaron a correr en Atenas. Soy un enamorado de correr y de la Historia. Ese mismo año corrí en Roma (también obligada carrera que hay que correr) y en Atenas.

¿Cuál es la mejor parte del recorrido?

Partiendo que es un circuito durísimo, y que sufrí como nunca he sufrido, guardo un recuerdo buenísimo de la carrera. La salida espectacular, pasar por el túmulo que homenajea a los muertos en la batalla, todo el recorrido con gente a los lados de la carretera regalándote su aplauso y ramitas de olivo y por supuesto, el final en el Estadio, que es sobrecogedor.

¿Y la peor?

Desde que dejas la llanura de Maratón hasta el kilómetro 32 aproximadamente. Durísimo. Recomiendo a los que se enfrenten a esta maratón, que hagan mucho trabajo previo de fortalecimiento de cuádriceps. Además, de que no vayan con el pensamiento de mejorar marca, claro.

La gente debe vivir esta carrera desde que aterriza en Atenas. No sólo es una carrera, es Historia.

¿Qué sensación tuviste al llegar al estadio Panathinaikó?

Sinceramente, y tras lo mal que lo pasé durante la carrera, el sentimiento fue de gloria. He participado en más maratones, pero aún recuerdo ese último kilómetro. Ir literalmente vacío, última bajada, vas oyendo un rumor, metro a metro, zancada a zancada ese rumor va creciendo, giras a la izquierda y el Estadio te recibe con un griterío que en mi vida había experimentado. Una sensación mágica.

¿Qué recuerdos de la carrera te quedan después del paso del tiempo?

Unos recuerdos muy íntimos. Si cada maratón tiene los suyos, desde luego hay un antes y un después de esta maratón. La salida, con la llama olímpica, calentamiento previo en las pistas de Atletismo con los que van a ganar seguramente la carrera, la carrera en sí, el público… En fin, una carrera que aunque no es para hacer marca, es para sentirla.

¿Qué te pareció Atenas?

Atenas forma parte de nuestra cultura, y como tal tenemos la obligación “moral” de visitarla. Si además de esto, añades la calidez del pueblo griego, desde luego es un lugar que no podemos dejar de ir a conocerlo. Lugares que no deben dejar de verse:  Akrópolis, Templo Zeus Olímpico, Arco de Adriano, Ágora, Monastiràki, Estadio Panathinaikó, Jardines Nacionales, barrio de Plaka.

¿Visitaste otros lugares de Grecia?

En esta ocasión no.

Teniendo en cuenta la organización, el recorrido, la animación, el entorno… ¿Qué nota le pondrías?

Partiendo de la base que iba convencido a vivir esta experiencia, le pondría un 8/10. Quizás mejoraría las instalaciones de la salida, por lo demás, ninguna queja.

¿Añadirías algo más a lo que nos has contado?

Añadiría que la gente debe vivir esta carrera desde que aterriza en Atenas. No sólo es una carrera, es Historia.

Estadio Panathinaikó, nuestra Ítaca particular

Panathenaic_stadium_panorama

Uno de los mensajes verdaderamente importantes que aprender de La Odisea es que tan importante como llegar a tu meta es vivir el camino que te lleva hasta ella. Al igual que Ulises (Odiseo) emprendió su camino para llegar a la isla de Ítaca, los maratonianos de Atenas tenemos la nuestra propia en el Estadio Panathinaikó, el Kalimármaro.

Después de bajar la calle Herodes Ático, rodeando los Jardines Nacionales, donde se agolpa el público empujando con sus gritos de ánimo, la visión de esas gradas de mármol blanco te transporta a cualquier otro tiempo de la historia de la Grecia Clásica. Es posible que sientas lo mismo que Ulises al ver frente a la proa de su barco su ansiada Ítaca. Pero lo que realmente da valor al abrazo de Telémaco al reconocer a su padre, o al colgarte al cuello la maravillosa medalla con forma de estadio, son todas las penurias que habéis debido pasar para llegar hasta ese momento. Entonces el hogar o una meta se convierten en lo único que tiene sentido en ese momento.

Al hacer tu inscripción en la carrera has comprado tu billete de salida a Ítaca. Aunque no lo sepas ya estás a bordo de un barco y tendrás que pasar una Odisea que ha comenzado sin que seas consciente de ello. Tu viaje no empieza en la salida del pueblo de Maratón, ha empezado ya. La vives en cada entrenamiento que haces. En cada hora que le robas a tu familia. En cada dolor en las piernas. En cada baño de agua fría. En cada sabor a sangre en la garganta después de terminar un día de series.

Todo maratoniano sabe lo que significa una medalla. Deja de ser un trozo de metal para convertirse en un interruptor que enciende un torrente de recuerdos y sensaciones vividas durante la carrera. El poso que deja en tu mente este monumento hará reconciliarte con el maratón allá donde estés, porque ya no sólo eres un corredor que es capaz de recorrer 42.195 metros. Has finalizado el maratón original, El Auténtico, y eso te hace diferente al resto. No serás mejor ni peor que otros, sólo serás diferente. Y lo sabrás cuando pises la pista negra, atravieses el arco de llegada y Penélope deje de destejer por las noches para darte un abrazo.

medalla_2015

Entrenamiento para el “Maratón Auténtico”

cuadriceps

Cuando quedan cuatro meses y medio para el pistoletazo de salida, hay que empezar a pensar en cómo vamos a preparar esta carrera. Os recomiendo, por experiencia personal, que hagáis lo que hagáis en vuestro entrenamiento, nunca subestiméis este recorrido. Seguro que todos habéis oído alguna vez esa ley no escrita del maratón que dice ser generoso con los prudentes y cruel con los valientes. Si no la has escuchado antes sería buena idea que tomes nota y más, si cabe, en el “auténtico”. Por su altimetría y su trazado puede convertirse en un tragedia griega si no empiezas a prepararlo en condiciones y de la forma adecuada.

Altimetría
Altimetría Maratón de Atenas

Como se puede ver en la altimetría, sacada de la aplicación de Garmin en la edición de 2015, a partir del kilómetro 12 y hasta el 32 es una subida casi constante. Exceptuando una bajada en el 17, apenas hay respiro. Es por esto que se requiere un entrenamiento especial, para poder superar esta zona sin pagar luego el exceso. Hay que trabajar la musculatura de los cuádriceps e isquiotibiales a conciencia y evitar problemas que arruinen los meses de trabajo que vamos a tener por delante. Por eso recomiendo que empieces con el trabajo de fuerza este mes y vayas fortaleciendo más de lo habitual tus piernas.

Otro de los entrenamientos esenciales es el mental. Hay que ser conscientes de que no vamos a poder poner un ritmo de crucero y a mantenerlo pase lo que pase, será imposible. Por ello debemos hacer una planificación del recorrido y adaptarnos a cada zona. Será muy útil intentar encontrar zonas de rodaje con largas cuestas, no excesivamente pronunciadas, pero sí lo suficiente como para que puedas acostumbrar a tu cuerpo y tu cabeza a lo que se va a encontrar en noviembre. También podrás buscar a qué ritmos puedes ir cómodo cuando el terreno se ponga hacia arriba.

Mi recomendación para el día de la carrera es ajustar un ritmo progresivo, sin confiarnos demasiado, hasta el kilómetro 12. Poner un segundo ritmo mucho más lento pero seguro hasta el 32, y a partir de ahí recuperar lo posible con la fuerza que nos quede. La parte final es muy agradecida y nos permitirá tener una sensación muy cómoda para coger un ritmo hasta el final, siempre y cuando hayamos sabido llegar en condiciones óptimas hasta este punto. Por eso hay que ser extremadamente cautos a la hora de valorar nuestro estado de forma y nuestras necesidades a la hora de entrenar.

Si sabemos a lo que nos vamos a enfrentar será más fácil prepararnos para el desafío.

Abiertas las inscripciones para el Maratón de Atenas 2016

SEGAS_Marathon_1

Ya es posible registrarse en la edición número 34 del Maratón de Atenas, el auténtico. Para la próxima cita se han abierto varias posibilidades de registro que no existían en las pasadas ediciones. Se hace una distinción entre ciudadanos de la Unión Europea y los que vienen de otros países.

También hay diferencias de precio entre los europeos. Puedes adquirir tu dorsal por 30€ con los servicios básicos de una maratón, exceptuando la camiseta conmemorativa. Si quieres incluirla en tu bolsa del corredor el precio se eleva a 45€. En estos precios se incluye:

  • Dorsal con chip
  • Revista de la carrera en formato digital
  • Transporte desde Atenas hasta la salida en Maratón
  • Avituallamientos y servicios médicos
  • Ropero
  • Seguro de accidentes
  • Medalla “finisher”
  • Resultados
  • Diploma

También hay disponible una tarifa Full  de 100€ con servicios extras que incluyen tarjeta de transporte por Atenas 3 días antes y 2 días después de la carrera; bolsa deportiva; descuento del 50% en la entrada a la acrópolis; descuento en un crucero de entre el 25% y el 40% dependiendo de las fechas.

 

En abril se abrirán las inscripciones para el Maratón de Atenas 2016

20151108_084530La organización del Maratón de Atenas ha anunciado que en abril se abrirán las inscripciones para la edición de 2016.

Lo que sí se ha anunciado ya es la fecha, el domingo 13 de noviembre es el día elegido para disputar esta edición número 34.
Cada año aumenta el número de participantes de esta legendaria prueba gracias a la organización, cada vez más experimentada, y a los corredores que cuentan su experiencia.
Sin duda se ha convertido en una cita inexcusable para todos los que afrontan el gran reto de superar los 42.195 metros que separan la salida y la meta de la carrera a pie más legendaria del mundo.

Por nuestra parte ya estamos preparando nuestro itinerarios para la próxima edición. Para hacer de tu experiencia un momento inolvidable, tanto por tu participación en la competición como por tu estancia en Grecia.